El trastorno alimentario de la bulimia puede causar la muerte

El trastorno alimentario de la bulimia puede causar la muerte. La bulimia es un trastorno nervioso, caracterizado por atracones recurrentes en el que las personas  que la padecen comen grandes cantidades de alimentos en un corto período de tiempo, lo que significa que comen más que la mayoría de las personas al mismo tiempo.   

Los bulímicos son incapaces de dominar los impulsos que les llevan a comer y tienen la sensación de que no pueden dejar de comer. Sin embargo, la culpa y la vergüenza después de comer mucha comida lleva a la purga (vómitos autoinducidos o el uso de laxantes o diuréticos o ambos); dietas estrictas o ejercicio excesivo para contrarrestar los efectos de las comidas pesadas y evitar engordar.

Estas personas tienen alrededor de 15 episodios de atracones compulsivos y vómitos por semana y generalmente tienen un peso normal; lo que dificulta la detección de la enfermedad. En un solo atracón pueden consumir entre 10.000 y 40.000 calorías.

Causas del trastorno alimentario de la bulimia

Los factores biológicos, psicológicos y sociales juegan un papel en el origen de esta enfermedad, distorsionando la visión que el paciente tiene de sí mismo y respondiendo a un gran temor a engordar.

Las personas con bulimia siempre están muy preocupadas por su peso, incluso cuando es normal, pero no pueden suprimir sus antojos de comer. Además, los bulímicos no se sienten bien consigo mismos (no sólo físicamente, tampoco son valorados); sino que generalmente se manifiestan después de numerosas dietas dañinas sin supervisión médica.

La restricción de la alimentación que el paciente mismo impone genera un fuerte estado de ansiedad y la necesidad patológica de ingerir grandes cantidades de alimentos.

Hasta ahora, se desconoce la vulnerabilidad biológica implicada en el desarrollo de la enfermedad y se conocen mejor algunos desencadenantes relacionados con el entorno social; las dietas y el miedo a la burla de lo físico.
La mayoría de los signos y síntomas son compatibles con los de la anorexia, como los trastornos afectivos familiares, el abuso y uso de drogas, la obesidad, la diabetes mellitus, ciertos rasgos de personalidad y las ideas distorsionadas del propio cuerpo.

Te puede interesar:  5 maravillas del mundo sitios bonitos que puedes visitar para relajarte

Por último, los factores socioculturales, como los ideales de delgadez y moda de los medios de comunicación, llevan a la sociedad a tratar de alcanzarlos; y cuando no lo logran, causan frustración. Aumenta durante la adolescencia.

Es importante tener en cuenta que los trastornos alimentarios no suelen ocurrir cuando se produce uno de estos factores, sino que es la confluencia de varios de ellos lo que puede conducir a la bulimia.

Signos y síntomas del trastorno alimentario de la bulimia

trastorno-alimentario-de-la-bulimiaGeneralmente, las personas con bulimia han sido obesas o han seguido numerosas dietas sin supervisión médica. muchos con el trastorno de la bulimia intentan ocultar los vómitos y las nauseas provocadas; por lo que la enfermedad a menudo pasa desapercibida durante mucho tiempo. Los síntomas típicos de la bulimia son los siguientes:

  • Comer compulsivamente o en exceso: El paciente come una gran cantidad de alimentos en un período de tiempo muy corto y no tiene control sobre su ingesta: tiene tanta ansiedad que cree que no puede dejar de comer.
    Los bulímicos no tienen ningún placer en comer y no tienen preferencia por el tipo de comida que comen, sólo quieren ser saciados.
  • Evasión: Tratan de evitar los lugares donde hay comida y tratan de comer solos, por lo que su comportamiento es a menudo asocial; tienden a aislarse y la comida es su único tema de conversación. Además, la falta de control sobre la comida les da grandes sentimientos de culpa y vergüenza.
  • Uso de laxantes: Para prevenir el aumento de peso y para compensar los atracones o el exceso de comida; el paciente vomita, usa laxantes, diuréticos, drogas u otros medios para controlar el peso, como actividades deportivas abusivas.
  • Persistencia de los síntomas: Los ciclos de atracones compulsivos y vómitos ocurren al menos dos veces por semana.
  • Baja autoestima:  la persona se tiene a si misma en un bajo concepto y piensa que su vida no vale de  mucho.
Te puede interesar:  El running relajante: entrenamiento para correr

trastorno-alimentario-de-la-bulimiaOtros trastornos derivados de la bulimia

  • Trastornos psicológicos: los pacientes con bulimia nerviosa se caracterizan por una alta impulsividad y un bajo autocontrol. Con bulimia las personas tienen el deseo de comer nerviosamente y a involucrarse en situaciones peligrosas o a discutir fácilmente; teniendo grandes cambios de humor.
  • Síntomas físicos del trastorno alimentario de la bulimia: Los signos de tipo físico incluyen debilidad, dolores de cabeza, hinchazón de la cara debido a un aumento de las glándulas salivales; especialmente las glándulas parótidas.
  •  Generales:Problemas con los dientes, mareos, pérdida de cabello, irregularidades menstruales, y aumento y pérdida repentinos de peso, aunque por lo general no sufren de un cambio de peso tan significativo como el que se manifiesta en la anorexia. La bulimia puede estar acompañada de otros trastornos, como la promiscuidad sexual.

Las consecuencias  del trastorno alimentario de la bulimia

  • Arritmias que pueden llevar a ataques cardíacos.
  • Deshidratación.
  • Intestino irritable y megacolon.
  • Reflujo gastroesofágico.
  • Hernia hiatal.
  • Caries dental.
  • Pérdida de masa ósea.
  • Perforación esofágica.
  • Rupturas gástricas.
  • Pancreatitis.
  • Prevención

Prevención del trastorno alimentario de la bulimia

La prevención de la bulimia debe realizarse con un enfoque multidisciplinario. Los especialistas destacan la importancia de la prevención social y la colaboración de modelos, diseñadores, presentadores de televisión; anunciantes y deportistas, entre otras profesiones.

Por ello se hacenecesario   reducir los mensajes de delgadez marcada, que se envían a la población y que afectan a la pérdida de peso de forma irresponsable, engañosa y en tallas de ropa.

A nivel familiar, es importante insistir en que las familias sigan una dieta equilibrada, como la dieta mediterránea, y que se evite la obsesión por la dieta, el peso o la imagen corporal.

Por otra parte, se recomienda que no haya una protección excesiva de los padres sobre los hijos. Esto facilitará la autonomía del adolescente y le permitirá resolver problemas y tomar sus propias decisiones.

Por último, la escuela puede educar a los niños sobre la alimentación y la nutrición y desarrollar su autoestima y sus habilidades sociales y de comunicación.

Las personas con bulimia se caracterizan por una gran impulsividad y un bajo autocontrol: no pueden dejar de comer.

Tipos del trastorno alimentario de la bulimia

trastorno-alimentario-de-la-bulimia

Se pueden distinguir dos subtipos en esta enfermedad:

  • Purgativo: durante el período de bulimia nerviosa, el paciente recurre al vómito o a la purga, como laxantes y diuréticos, para prevenir el aumento de peso.
  • No purga: en este caso, el bulímico utiliza otras conductas compensatorias como el ayuno o el ejercicio físico compulsivo; pero no recurre a vómitos, diuréticos o laxantes para evitar el aumento de peso.
Te puede interesar:  6 tipos de trastornos de ansiedad + técnicas y remedios caseros

Diagnóstico del trastorno alimentario de la bulimia

Si el nutricionista o psicólogo sospecha que usted tiene bulimia nerviosa si está demasiado preocupado por el aumento de peso y tiene grandes fluctuaciones; especialmente si hay signos obvios de uso excesivo de laxantes.

La bulimia tiene un diagnóstico complicado porque los episodios de comer mucho y vómitos generalmente la persona los oculta con facilidad. Además, algunos síntomas pueden confundirse con los de otras patologías.
En necesario hacer una evaluación psicológica o psiquiátrica para establecer un trastorno alimentario como la bulimia.

Tratamientos del trastorno alimentario de la bulimia

El tratamiento de este trastorno alimentario debe ser multidisciplinario y adaptado a cada paciente.

Los dos enfoques de tratamiento son la psicoterapia y las drogas. Es mejor que la psicoterapia sea realizada por un especialista experimentado en trastornos alimentarios. También decidirá si el paciente necesita seguir una terapia antidepresiva para ayudar a controlar la bulimia nerviosa.

Debido a la gravedad, el paciente puede requerir tratamiento ambulatorio o ser hospitalizado.

Lo primero que hay que hacer es retener los alimentos y evitar el vómito; normalizar el funcionamiento metabólico del paciente y enseñarle a mantener una dieta equilibrada y buenos hábitos alimenticios.

Paralelamente a este procedimiento, orientado a la rehabilitación física, una terapia psicológica debe ser desarrollada para reestructurar las ideas equivocadas y corregir la percepción errónea del propio cuerpo del paciente.

El tratamiento también implica la colaboración de la familia; ya que a veces el factor que desencadena la enfermedad está en la familia.

La curación de la bulimia se logra en el 40 por ciento de los casos; aunque es una enfermedad intermitente que tiende a volverse crónica. La mortalidad en esta enfermedad excede la de la anorexia debido a las complicaciones del vómito y el uso de laxantes.

¡Comparte en tus redes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *